WiBLE, el servicio de ‘carsharing’ impulsado por Kia y Repsol, ha conseguido por primera vez al cierre de 2023 un resultado bruto de explotación (Ebitda) positivo «muy ajustado» y unos ingresos por 6,6 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 12% respecto a 2022, su mejor resultado desde 2019.

La línea de negocio de ‘carsharing’ de viajes cortos de WiBLE, para trayectos por minutos, horas y hasta un día completo, es en la que principalmente se refleja este cambio, indica la empresa.

Esta línea ha experimentado en 2023 un aumento del 17% en el número de viajes con respecto al año anterior, lo que se tradujo en un incremento del 10% en la facturación de este segmento de negocio.

Dicho crecimiento viene impulsado por la incorporación, en el mes de marzo de 2023, de 150 nuevos coches Kia Xceed PHEV a su flota, lo que supuso un crecimiento del 30% en el tamaño de la misma.

También puedes leer...
BMW se centra en el espacio para conquistar al cliente londinense de carsharing

Además, la empresa estima que el mercado del ‘carsharing’ ha crecido entre un 5,6% de 2022 a 2023, del cual WiBLE tiene una cuota de mercado del 19%.

WiBLE, asimismo, ha registrado en 2023 un crecimiento de ingresos en el servicio de suscripción que lanzó en octubre del año pasado, ‘WiBLE MáS por MeS’ del 17% mensual.

Este servicio de suscripción mensual de coches brinda a los usuarios la posibilidad de alquilar un coche a partir de un mes, sin permanencia ni entradas, y con una cuota mensual fija, desde 599 euros por mes.

La empresa explica que los usuarios pueden elegir entre tres modelos de coches Kia híbridos enchufables, Xceed, Niro y Ceed Tourer 1.6 PHEV Emotion 141 CV en función de sus preferencias y reciben el coche, así como la llave del mismo, en la dirección que deseen, lo que simplifica aún más el proceso y elimina la necesidad de visitar una oficina de alquiler.

En el resto de sus líneas de negocio, el servicio de alquiler de 2 a 30 días de WiBLE, conocido como WiBLE MáS, ha cerrado el año con un aumento del 8,5% en el número de viajes.

Este crecimiento «subraya la creciente popularidad de las opciones de movilidad flexibles y la confianza de los clientes en WiBLE, reflejado en que 4 de cada 9 clientes de este servicio han repetido», indica.

Además, detalla que en julio de 2023 se cumplió un año de la llegada de sus operaciones en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y el año pasado alcanzó un 47% más de viajes al mes que en su primer año.

También puedes leer...
Emov lanza el primer servicio de carsharing eléctrico en Lisboa

WiBLE explica que este servicio brinda a los usuarios una opción «más cómoda, rápida y económica» para llegar o salir del aeropuerto de la capital, ya que el ticket medio de los viajes al aeropuerto durante 2023 ha sido de 18,17 euros incluyendo el pago de aparcamiento de 7,95 euros.

Por tanto, el año pasado se registraron más de 13.000 viajes iniciados y acabados en los parkings de la T4 y T1, con más de 6.000 usuarios que utilizaron el servicio de WiBLE como opción para este tipo de trayectos.

Para este año, y en cuanto a su servicio de ‘carsharing’ para viajes cortos, el reto principal de la firma será continuar la optimización de la posición de la flota en función de la demanda por zonas a diferentes horas del día, algo «esencial de cara a afianzar los resultados financieros positivos obtenidos este año», indica la empresa.

Para la línea de WiBLE MáS para alquileres de 2 a 3 días, el reto esta línea de negocio será consolidar el servicio con un incremento de 13% en su facturación. Como último reto de 2024, la compañía tratará de posicionar a WiBLE MáS por MeS «como referente en el mercado de suscripción flexible a coches».

Asimismo, desde el servicio están «en potenciar la experiencia de usuario con su estrategia de poner al cliente en el centro», en este sentido, Gómez ha anunciado que están pensando en una modalidad ‘offline’ de su aplicación para ofrecer más cobertura a sus usuarios.

También puedes leer...
Magna duplica su beneficio en 2021 al ganar 1.328 millones de euros

«La gente va a un parking, de su casa, y está en la planta menos dos y tiene problemas de que luego no pueda abrir el coche. Hay que pensar que cada vez que (los clientes) usan el coche, lo usan con la aplicación y pueden tener los problemas de no tener cobertura», ha explicado el directivo.

Además, uno de sus retos principales será fomentar el uso responsable de sus servicios para reducir la siniestralidad de sus vehículos, de la cual registró entorno a 60 siniestros totales el año pasado.

Por último, el consejero delegado de WiBLE ha enunciado algunas de las situaciones que ve que pueden impulsar el mercado del ‘carsharing’, como puede ser las nuevas normativas ambientales adoptadas por las ciudades como Madrid, que incrementen la demanda del servicio debido al aplazamiento de la decisión de compra de un coche, y el retorno a los centros de trabajo tras el modelo híbrido después de la pandemia.

«2023 ha supuesto el posicionamiento de WiBLE en otro nivel, aprovechando el incremento del 30% de su flota de vehículos para consolidar por primera vez un Ebitda positivo, un logro que viene a fortalecer la apuesta de nuestros socios por este negocio», ha concluido Alberto Gómez.