lunes 26, febrero, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

Historias de Nueva York: La instantánea

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Enrique García
Enrique Garcíahttps://cervantes.academia.edu/EnriqueGarc%C3%ADa
Periodista y filólogo, Enrique García ha sido profesor de Español en el Instituto Cervantes de Nueva York durante años, después de pasar por lugares tan dispares como Brasil, Italia o Polonia. Con bases en este momento a caballo entre Madrid y Mallorca, García aporta a Fleet People visiones bellas y cotidianas, pero sobre todo diferentes, de la ciudad de los rascacielos. En la sección EXTRA de la versión impresa, el automóvil es generalmente su punto de fuga habitual.

No es fácil determinar cuál es el secreto del éxito, ese elemento desconocido que diferencia lo intrascendente de lo inolvidable. Aquel 2 de octubre de 1932, el New York Herald Tribune publicó decenas de fotografías, pero solo una de ellas pasó a la historia, convirtiéndose, con el paso de los años, en una de las imágenes más icónicas de Nueva York.

 

Ni siquiera los editores del diario fueron capaces de prever la trascendencia que alcanzaría aquella instantánea.

 

La relegaron a la tercera página de un suplemento, revuelta entre otras fotos de personajes célebres, desfiles e inauguraciones. Para la portada, reservaron una imagen del presidente Hoover colocando la primera piedra de un nuevo edificio de Correos. Una foto que, a la larga, resultó ser irrelevante, como todas las que aparecieron aquel día en las 162 páginas del Herald Tribune. Todas, excepto una.

 

La foto que pasó a la historia estaba acompañada de una pequeña descripción: “Constructores de la ciudad disfrutan del almuerzo”. Había sido tomada unos días antes, el 29 de septiembre de 1932, entre los hierros que iban conformando el esqueleto de uno de los edificios del complejo Rockefeller, que se estaba levantando a marchas forzadas en el centro de Manhattan.

 

En la foto aparecían once obreros encaramados sobre una viga, charlando entre ellos con cierta indiferencia. Ninguno parecía especialmente preocupado por el hecho de estar sentado a más de 250 metros sobre el suelo, sin ningún tipo de medida de seguridad.

 

No fue la única instantánea que se sacó durante aquella sesión, pero sí la única que llegó a publicarse en el Herald Tribune. Aún se conservan los negativos de otras escenas, en las que los obreros están echándose una siesta o, incluso, otra instantánea en la que aparecen los mismos once protagonistas, sonrientes y agitando jubilosos las gorras sobre sus cabezas.

 

A pesar de haber sido relegada a las páginas interiores, aquella foto tenía algo que llamaba la atención a los lectores.

 

La instantánea, en realidad, solo pretendía ser un gancho publicitario, con el único objetivo de dar a conocer entre los neoyorkinos el futuro complejo Rockefeller. Sin embargo, pronto la escena comenzó a entenderse como una denuncia de las condiciones en las que trabajaban los obreros durante los años de la Gran Depresión.

 

Los hombres que aparecen sentados sobre la viga del rascacielos son, en su mayoría, emigrantes. Algunos estudios posteriores han logrado identificar entre los albañiles a tres irlandeses e, incluso, a un español. Se trata del vasco Nacho Ibargüen, el segundo obrero por la izquierda, que aparece ofreciéndole fuego a un compañero.

 

Su historia merece ser recordada, ya que es la de tantos otros emigrantes que habían llegado a los Estados Unidos bajo la promesa de una vida mejor y que, tras el crac del 29, se vieron abocados a aceptar aquellos trabajos que nadie quería, pero que suponían su única alternativa a la miseria.

 

A pesar de la alta mortalidad de los obreros de la construcción en aquella época y a la dureza de aquellas condiciones, aquella imagen de Ibargüen y sus compañeros nos demuestra que, incluso en mitad del esfuerzo, siempre hay tiempo para detenerse, respirar y ofrecerle fuego a un compañero.

 

 

https://fleetpeople.es/historias-nueva-york-cosas-groucho/

 

 

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información

      Kia EV9, el nuevo 'must' ecológico para el CEO concienciado

      Lo más visto