¿Es el coche el culpable?

El final de cada año coincide con unos fenomenales atascos en cualquier ciudad agravados por las compras urgentes y por las obras no menos improvisadas que el ayuntamiento de turno programa para desesperación de los conductores