El renting a empresas sigue como un tiro