Cerca de cuatro millones de coches, sin etiqueta, no podrán entrar en las zonas de bajas emisiones