viernes 17, mayo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

Audi e-tron Sportback, un SUV coupé que llegará al mercado en la primavera

Share & Fleet

En este texto...

Autor

El Audi e-tron Sportback se fabrica en la planta de Bruselas y el lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en la primavera de 2020. En Alemania estará disponible en las dos variantes iniciales con un precio de partida de 71.350 euros. Para celebrar el lanzamiento, Audi ofrecerá la serie limitada “edition one” en color azul Plasma y partiendo del acabado exterior S line.

El Audi e-tron Sportback, que podrá ser encargado a finales de 2019, incorpora por primera vez en una vehículo de fabricación en serie la iluminación Matrix LED digital, que emite la luz dividida en pequeños píxeles que permiten un control más preciso.

 

Audi e-tron Sportback, un SUV coupé que llegará al mercado en la primavera

 

El nuevo eléctrico de Audi, con 4.901 milímetros de largo, 1.935 milímetros de ancho y 1.616 milímetros de alto llegará al mercado con dos variantes de motor, una menos potente e-tron Sportback 50 quattro y batería con menor capacidad y otra de mayores prestaciones y la autonomía con mayor número de kilómetros

El Audi e-tron Sportback 50 quattro genera 230 kW (313 CV) de potencia y 540 Nm de par, alimentado con una batería que prescinde del piso superior y se compone de 27 módulos de doce celdas cada uno. El conjunto, que pesa aproximadamente 120 kilogramos menos que el del Sportback 55 quattro, proporciona 71 kWh de potencia total (64,7 kWh netos).

Gracias a esta batería es posible cubrir distancias de hasta 347 kilómetros con una carga completa, según el ciclo  de homologación WLTP. El Audi e-tron Sportback 50 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza una velocidad punta de 190 km/h.

 

Audi e-tron Sportback, un SUV coupé que llegará al mercado en la primavera

 

[su_carousel source=»media: 55512,55510,55509,55508,55511″ link=»image» width=»1060″ height=»620″ items=»1″ title=»no» pages=»yes» speed=»0″]

 

En el  e-tron Sportback 55 quattro cada eje está equipado con un motor eléctrico asíncrono alimentado con corriente trifásica por la electrónica de potencia. Con una potencia total de 265 kW (360 CV) y 561 Nm de par, los dos motores eléctricos otorgan al SUV coupé una gran capacidad de aceleración desde parado, totalmente en silencio y sin emisiones nocivas, con un crono de 6,6 segundos en los 100 km/h y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 200 km/h.

También puedes leer...
Townstar Evalia, o la mezcla perfecta para el autónomo multitarea

La batería de esta versión, con una capacidad total de 95 kWh (86,5 kWh netos) y un voltaje nominal de 396 voltios, forma un bloque plano y ancho, que va fijado en 35 puntos a la estructura, bajo el habitáculo, configurando un sistema de batería muy rígido y está diseñado a prueba de choques, gracias a una sólida carcasa protectora de aluminio que contiene los 36 módulos de doce celdas cada uno y se dispone en dos niveles o ‘pisos’, uno inferior más largo con 31 módulos y un nivel superior más corto. El sistema de refrigeración se encuentra bajo las cámaras de las celdas.

En trayectos largos, el Audi e-tron Sportback 55 quattro puede cargarse con corriente continua (CC) de hasta 150 kW en estaciones de carga rápida, de modo que en poco menos de media hora, la batería alcanza el 80% de su capacidad, suficiente para continuar el viaje y poder recorrer una amplia distancia, en tanto el Audi e-tron Sportback 50 quattro admite cargas de hasta 120 kW y logra el 80% de la capacidad de su batería exactamente en el mismo tiempo.

 

[su_carousel source=»media: 55494,55495,55493″ link=»image» width=»1060″ height=»620″ items=»1″ title=»no» pages=»yes» speed=»0″]

 

La carga en estaciones públicas de corriente alterna (CA) se puede realizar utilizando un cable estándar (Modo 3). En este caso, hay disponibles hasta 11 kW de potencia, que pueden llegar a 22 kW con un segundo dispositivo de carga a bordo opcional, que estará disponible a partir del verano de 2020.

El servicio de carga de Audi, denominado e-tron Charging Service, proporciona acceso a casi 120.000 puntos de recarga pública en 21 países europeos, un número que va en aumento. Ya sea con corriente alterna o continua, y con potencias de 11 o 150 kW, una sola tarjeta es todo lo que se requiere para comenzar el proceso. La función Plug & Charge, que también estará disponible en 2020, hará que la carga sea aún más sencilla, ya que permitirá autorizar la operación desde el propio automóvil.

También puedes leer...
Fisker declara en concurso su negocio en Austria, donde fabrica el Ocean

Audi ofrece una gama de soluciones para cargar en el garaje de casa, en función de la capacidad de la fuente de alimentación. El sistema de carga compact de serie es válido para una conexión de 230 voltios y para una toma trifásica de 400 voltios con una potencia de hasta 11 kW. También habrá un sistema de carga opcional, que se podrá adquirir cuando el coche llegue al mercado.

 

[su_carousel source=»media: 55498,55497,55496″ link=»image» width=»1060″ height=»620″ items=»1″ title=»no» pages=»yes» speed=»0″]

 

Durante las deceleraciones de hasta 0,3 g, que suponen más del 90% de las frenadas en la conducción diaria, la batería de alto voltaje se carga mediante los motores eléctricos, principalmente el trasero. De esta manera, ambos propulsores se convierten en generadores de energía, tanto en modo de inercia cuando el conductor levanta el pie del acelerador, como durante las fases de frenada. El grado de recuperación se puede establecer en tres etapas mediante las levas del volante. Comparado con el Audi e-tron, en el Sportback se permite aún un mayor grado de diferenciación.

Al frenar desde 100 km/h, el Audi e-tron Sportback puede recuperar un máximo de 300 Nm y 220 kW (300 CV). Al igual que sucede con el e-tron, esto representa más del 70% de la potencia que es capaz de generar y más de lo que puede recuperar cualquier otro modelo de producción, de modo que este modelo logra hasta el 30% de su autonomía a través de la recuperación. Al cambiar el selector de D a S y pisar el pedal del acelerador a fondo, el conductor activa el modo “boost”, momento en el que el sistema genera 300 kW (408 CV) de potencia y 664 Nm de par durante ocho segundos, lo que permite un crono de 5,7 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h.

También puedes leer...
Seat celebra los 40 años de una apuesta segura en flotas durante décadas

Las cajas de cambios de engranajes planetarios de dos etapas se encargan de transmitir la fuerza de los motores eléctricos a ambos ejes. Un control que el conductor puede operar con los dedos pulgar e índice sirve para seleccionar las marchas está integrado en un mando situado a poca altura sobre el túnel central, que también sirve como reposamanos.

 

[su_carousel source=»media: 55499,55500,55491,55490″ link=»image» width=»1060″ height=»620″ items=»1″ title=»no» pages=»yes» speed=»0″]

 

La tracción total eléctrica reparte el par motor de manera constante y equilibrada entre ambos ejes en fracciones de segundo. En la mayoría de los escenarios, el Audi e-tron Sportback utiliza exclusivamente su motor eléctrico trasero para lograr una conducción lo más eficiente posible y si se demanda más potencia de la que es capaz de entregar el motor posterior, la unidad frontal se activa instantáneamente. También ocurre de manera predictiva antes de que se produzca un deslizamiento cuando se circula sobre terrenos de baja adherencia, al afrontar curvas a ritmo rápido o si detecta algún tipo de subviraje o sobreviraje.

Un factor clave en este eléctrico es la ubicación de algunos componentes mecánicos, que ayudan a rebajar el centro de gravedad de manera considerable. Todos los elementos pesados se agrupan en el centro del vehículo. La distribución de pesos por ejes, con una relación de casi 50:50, está equilibrada.

El sistema de conducción dinámica Audi drive select, instalado de serie en el Audi e-tron Sportback, permite modificar la conducta del sistema de propulsión gracias a sus siete perfiles diferenciados. La suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación contribuye en gran medida a lograr ese carácter tan versátil. A velocidades altas, la carrocería se sitúa más cerca del suelo, lo que mejora notablemente la aerodinámica y aumenta la autonomía. El sistema es capaz de variar la altura hasta 76 milímetros.

 

[su_carousel source=»media: 55503,55502,55504,55505″ link=»image» width=»1060″ height=»620″ items=»1″ title=»no» pages=»yes» speed=»0″]

 

 

 

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto