sábado 25, mayo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Este híbrido enchufable de Audi presenta una potencia del sistema una potencia combinada de 449 CV (330 kW), un par máximo de 700 Nm y una autonomía en funcionamiento cien por cien eléctrico de más de 40 kilómetros, según el ciclo WLTP, de modo que una gran parte de los viajes diario se realizará con cero emisiones.

El nuevo PHEV de la marca de los cuatro aros está disponible con carrocería de batalla corta (5,17 metros) y larga (5,3 metros). A la espera del Q7 TFSIe, la oferta híbrida enchufable de Audi se completa con las versiones PHEV de los modelos A6 berlina, A7 Sportback y Q5, todos ellos ya a venta en el mercado español.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

Audi acepta pedidos para el Audi A8 60 TFSIe quattro, con un precio base en España de 111.050 euros, en el caso de la versión corta, y de 113.950 euros para la versión de batalla larga, aunque las primeras unidades no llegarán a los concesionarios españoles hasta el mes de diciembre.

El AudiA8 60 TFSIe quattro está impulsado por el motor 3.0 TFSI de gasolina, un V6 de inyección directa de gasolina turboalimentado y con filtro de partículas ofrece una potencia de 340 CV (250 kW) y 500 Nm de par motor, certificado según la última norma de emisión Euro 6d temp,  y un propulsor eléctrico síncrono de imanes permanentes (PSM) con una potencia máxima de 100 kW y un par máximo de 350 Nm, que actúa como motor y generador eléctrico.

La máquina eléctrica está integrada junto al embrague en el cambio tiptronic de ocho velocidades, que transmite la potencia a las cuatro ruedas a través de tracción total permanente quattro.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

El sistema está alimentado por una batería está situada bajo el fondo del maletero y consta de 104 celdas tipo bolsa que se distribuyen en ocho módulos y que almacenan 14,1 kWh de energía, con una tensión de 385 V y un circuito de refrigeración que está conectado tanto al circuito del sistema de aire acondicionado como al de baja temperatura, que también incluye al motor eléctrico y a la electrónica de potencia.

La electrónica de potencia convierte la corriente continua de la batería de alta tensión (HV) en corriente trifásica para alimentar el motor eléctrico. Durante la recuperación de energía, el motor eléctrico funciona como un alternador y devuelve corriente continua a la batería de iones de litio.

El Audi A8 60 TFSIe quattro ofrece una potencia combinada de sistema de 330 kW (449 CV) y 700 Nm de par motor, disponible  a 1.250 rpm, justo por encima del régimen de ralentí. Cuando el sistema trabaja en modo boost, el A8 TFSIe acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

De acuerdo con el estándar WLTP, el A8 híbrido enchufable consume sólo 2,7 litros de combustible por cada 100 kilómetros (2,8 con batalla larga). El Audi A8 60 TFSIe quattro puede desplazarse con energía eléctrica hasta una velocidad de 135 km/h.

La estrategia de funcionamiento de la propulsión híbrida enchufable está diseñada de tal manera que los conductores del A8 pueden cubrir una gran parte de sus trayectos diarios con energía eléctrica. El botón EV en la parte inferior de las dos pantallas MMI permite decidir cuándo y cómo establecer la interacción de los dos motores. Este A8 inicia la marcha en el modo EV, impulsado solo por energía eléctrica.

El motor de combustión sólo se conecta cuando el conductor pisa el pedal del acelerador por encima de una resistencia específica, que es variable y se basa en la energía disponible en ese momento para la propulsión eléctrica.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

El modo Hybrid ofrece dos programas de funcionamiento: Auto y Hold. En Auto, la estrategia operativa predictiva, que trata de cubrir la mayor distancia posible con energía eléctrica, se activa automáticamente al iniciar la guía de ruta en el MMI Navegación plus y, además, la carga de la batería se distribuye de forma inteligente y óptima a lo largo de esa ruta, con grandes dosis de conducción eléctrica tanto en ciudad como en circulación con paradas intermitentes.

El programa Hold persigue una estrategia diferente, ya que la energía acumulada en la batería se conserva. Solo hay fluctuaciones mínimas debido a la recuperación y a la interacción con la carga del motor térmico; es decir, intervenciones específicas en la gestión del 3.0 TFSI. Al usar el modo Hold, después de un viaje de larga distancia con propulsión convencional, se puede cubrir la conducción urbana posterior solo con energía eléctrica.

Cuando se planifica un trayecto de larga distancia, la estrategia tiene en cuenta la longitud y el perfil de la ruta, así como la información en tiempo real del tráfico y el estilo de conducción. En el pronóstico a corto plazo, el asistente predictivo de eficiencia (predictive efficiency assist, PEA), que es de serie, aporta información del entorno inmediato tomada a raíz de los datos de navegación; por ejemplo, límites de velocidad, tipos de carreteras, subidas y bajadas, así como los datos de la cámara y del radar que controlan el tráfico próximo.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

Las fases en las que el conductor deja de pisar el pedal del acelerador también son importantes para la eficiencia del Audi A8 60 TFSIe quattro. Además de los datos de navegación, el PEA también tiene en cuenta la distancia hasta el vehículo que circula delante para decidir entre el avance por inercia con el motor desconectado o la recuperación en retención; es decir, la conversión de energía cinética en eléctrica. El sistema puede recuperar hasta 25 kW de potencia a través de la recuperación en retención.

Con el motor eléctrico funcionando como generador se efectúan las frenadas suaves y medias, hasta una deceleración de 0,3 g, que constituyen más del 90% de todas las realizadas en conducción cotidiana. Sólo se accionan los frenos hidráulicos en caso de deceleraciones más fuertes.Esta transición entre la frenada eléctrica y la hidráulica es prácticamente imperceptible. El Audi A8 60 TFSIe quattro alcanza una potencia de recuperación en frenada de hasta 80 kW.

Cuando el control de crucero adaptativo (ACC) está activo, el PEA no solo consigue un consumo más eficiente en la deceleración, sino que también lo logra en la aceleración. Si el ACC está desconectado, el conductor recibe avisos que le indican cuándo sería recomendable retirar el pie del acelerador, mediante un impulso en el pedal activo y a través de la información mostrada en el Audi virtual cockpit –de serie– y en el Head-up display opcional. Se indica la causa de la recomendación de dejar de acelerar con símbolos detallados, como señales de tráfico, intersecciones, o tráfico por delante.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

Además del botón EV, el conductor del A8 60 TFSIe quattro tiene una segunda forma de influir en el sistema de propulsión: el Audi drive select. Con los modos comfort, efficiency, auto y dynamic, se puede seleccionar la configuración de la propulsión, de la suspensión neumática y de la dirección. Dependiendo de esos ajustes, cambia el modo en que interactúan los dos motores cuando el conductor acelera.

Al seleccionar la posición S en la palanca de cambios, el motor eléctrico respalda al 3.0 TFSI con una función ‘boost’ muy pronunciada, que aumenta la dinámica y la agilidad. En esa posición se elimina el avance por inercia con el motor desconectado, y el motor eléctrico siempre recupera energía cada vez que se retira el pie del acelerador.

El Audi A8 60 TFSIe quattro está equipado de serie con un sonido electrónico sintético para alertar a los peatones y ciclistas en el tráfico urbano. De acuerdo con las directrices de la UE, el sistema de alerta acústica de vehículos (AVAS) puede oírse claramente hasta 20 km/h y se desvanece gradualmente a medida que aumenta la velocidad.

 

A8 60 TFSIe quattro, un Audi de representación metido a enchufable

 

El equipamiento estándar de la incluye un cable modo 3 para terminales de carga pública, así como el cable de carga para enchufe doméstico Schuko E/F (2,3kW). Se necesitan alrededor de dos horas y media para cargar completamente la batería, utilizando una potencia máxima de carga de 7,2 kW.

Con una toma de corriente doméstica de 230 V/10 A, una batería de alta tensión agotada puede cargarse completamente en unas seis horas y media con una potencia de 2,3 kW. Los clientes también pueden cargar el vehículo durante un viaje, ya que el servicio de carga Audi e-tron Charging Service proporciona acceso a más de 110.000 puntos de carga en Europa y una sola tarjeta es suficiente para iniciar el proceso, independientemente del proveedor.

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto