El ecosistema del ‘delivery’ ultrarrápido se congela: ¿No daba para tanto?