Solo seis países europeos no ofrecen subvenciones para adquirir vehículos ecológicos