Las emisiones de CO2 de la flota global de Skoda descenderán un 50% de aquí a 2030