Opel suma al nuevo Insignia una nueva variante, deportiva y familiar, cuya comercialización se iniciará en el mes de noviembre, aunque no llegara a manos de los clientes hasta 2018

Se trata del Opel Insignia Sports Tourer GSi, un familiar equipado con el nuevo motor 2.0 BiTurbo diesel de 210 caballos de potencia y un par máximo de 480 Newton por metro, clon un consumo promedio homologado de 7,3 litros de combustible, además de contar con el chasis electromecánico FlexRide y tracción a las cuatro ruedas.

Aunque también está disponible con un motor de gasolina de 260 CV, con este propulsor diesel de altas prestaciones, el deportivo familiar acelera de 0 a 100 km/h en sólo 7,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 231 km/h.

Para los que prefieran motor de gasolina está disponible un GSi con el motor 2.0 Turbo de gasolina e inyección directa de 260 CV que entrega un par motor de 400 Nm entre las 2.500 y las 4.000 rpm, con un consumo combinado de 8,7 litros. Este propulsor permite al Sports Tourer GSi acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 7,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 245 km/h.

Al igual que el Insignia Grand Sport GSi, los ingenieros han puesto a punto el Opel Insignia Sports Tourer GSi en el legendario Nordschleife del circuito de Nürburgring. Allí, en la zona montañosa de Eifel, Opel posee un centro de pruebas para calibrar sus modelos más deportivos.

El equipamiento de serie incluye el mencionado chasis FlexRide, especialmente puesto a punto, el sistema de tracción a las cuatro ruedas con reparto vectorial del par motor, neumáticos de alto nivel de agarre y una nueva transmisión automática de ocho velocidades, que también se puede manejar a través de las levas en el volante, como en un coche de carreras.

El nuevo chasis del GSi tiene los muelles más cortos para rebajar la altura de la carrocería del Sports Tourer en 10 milímetros, con amortiguadores deportivos específicos para reducir los movimientos de la carrocería al mínimo.

El chasis electromecánico FlexRide de serie adapta la respuesta de la amortiguación y de la dirección en fracciones de segundo. El sistema optimiza también la calibración del pedal del acelerador, con una respuesta más rápida, y eleva los puntos de cambio de la caja de cambios automática de ocho velocidades.

En función del modo de conducción elegido -Standard, Tour o Sport– la respuesta de la dirección y del acelerador puede ser más suave (Tour) o más rápido y preciso (Sport). Exclusivo para el GSi es el modo Competición, que se activa a través del botón ESP. Una doble pulsación permite tener menor balanceo y desconectar el control de tracción.

El sistema de tracción integral Twinster con reparto vectorial del par motor, único en este segmento, es el complemento perfecto para el chasis deportivo. Un doble sistema de embrague reemplaza el diferencial convencional del tren trasero, asegurando una transmisión más precisa de la potencia a cada una de las ruedas traseras.

Para transmitir la potencia a la carretera de forma efectiva, los ingenieros de Opel han equipado el Insignia Sports Tourer GSi con neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S, calzados en llantas de 20 pulgadas, así como un potente sistema de frenos para ofrecer el mayor poder de deceleración a alta velocidad, con pinzas de 4 pistones de 345 mm de diámetro desarrollados por Brembo se encargan de ello.

Los diseñadores de Opel han dado al Insignia Sports Tourer GSi a su estética afilada un aspecto muy deportivo, más agresivo, que coincide con el lenguaje de sus prestaciones, con grandes entradas de aire cromadas en la parte delantera y un sutil spoiler en la parte trasera.

En el interior, el conductor se instala en unos nuevos asientos deportivos opcionales integrados desarrollados especialmente por Opel para este coche, mientras el resto de los ocupantes dispone del nivel de confort del Sports Tourer, con un gran espacio para las piernas en la segunda fila y desde 560 hasta 1.665 litros de volumen de carga en el maletero.

La nueva versión también dispone de todo el infoentretenimiento y la conectividad que facilitan los sistemas Opel IntelliLink y OnStar.

Los GSi de Opel: 33 años de tradición

El Insignia GSi continúa una larga tradición de coches deportivos Opel con el apellido GSi. Los primeros en provocar el entusiasmo de los aficionados fueron el Manta GSi y el Kadett GSi (115 CV de 1,8 litros) en 1984.

Sólo cuatro años más tarde, el motor 2.0 litros DOHC (doble árbol de levas en cabeza) de 16 válvulas en el Kadett 2.0 GSi 16V entregó 150 CV. El primer Astra también ofreció este motor y en 1993 había una alternativa de 1.8 litros y 125 CV en el Astra GSi.

También hubo un GSi con varias generaciones del Corsa, comenzando con el Corsa A de 100 CV (1988) que se ha convertido en un clásico muy codiciado. Hasta ahora, el último modelo GSi era el Corsa D que se lanzó en agosto de 2012.