Las automatriculaciones suponen ya el 10% del mercado español del automóvil