El dueño de Tesla se desprende de 4.000 millones en títulos de la empresa