El fabricante Mercedes-Benz está próximo a embarcarse en el segmento de mercado de los pick-up con la nueva Clase X, una camioneta con todos los atributos de la marca y la funcionalidad de los vehículos de este segmento para convertirse en el modelo de gama alta del mercado.

La nueva Clase X de Mercedes-Benz será introducida en el mercado europeo en noviembre de 2017 y a principios de 2018 le seguirán Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, y a principios de 2019 en Argentina y Brasil. 

El pickup de Mercedes-Benz sale a la venta con un nivel atractivo de precios dentro de su segmento. En España podrá adquirirse a partir de 27.682 euros (sin impuestos).

El fabricante alemán asegura que la Clase X de Mercedes-Benz conjuga las propiedades típicas de un pickup, concentradas en la robustez, la funcionalidad, la resistencia y la aptitud para todo terreno, con los atributos clásicos de un Mercedes, como el diseño, el confort, el dinamismo y laseguridad.

La Clase X, que comparte plataforma y algunos componentes con el nuevo Nissan Navara, se integra en la cartera de modelos Mercedes-Benz con su estrella central, la parrilla del radiador de dos lamas, el capó de rasgos modelados y unos faros que penetran ampliamente en los guardabarros laterales.

La gama del nuevo modelo se articula en función de su uso profesional o privado, de modo que son tres las versiones que estarán disponibles para los compradores, la básica PURE que sigue un concepto clásico y robusto, la PROGRESSIVE, concebida para satisfacer mayores exigencias de confort e impresión de valor, y la versión tope de gama POWER, ideal para un estilo de vida urbano.

En motorizaciones, la nueva Clse X entrará en el mercado con el motor diesel 220 d, con 163 CV de potencia y el X 250 d,  con 190 CV, así como, en una selección de mercados, con un motor de gasolina de 165 CV. A partir de mediados de 2018 estará disponible como modelo tope de gama un motor diésel V6 de 258 CV de potencia

Los motores pueden estar gobernados con cambio manual de seis marchas o automático de siste velocidades, además de un esquema de tracción integral acoplable o permanente.

La nueva Clase X equipa una tracción integral para cada tipo de superficie, con una integral acoplable 4MATIC con desmultiplicación ‘Low-Range’ y bloqueo del diferencial opcional en el eje trasero, y a partir de mediados del año próximo una tracción integral permanente.

En línea con cualquier otro Mercedes, la Clase X contiene un amplio equipamiento en materia de seguridad activa y pasiva que incluye, entre otros dispositivos, el asistente de frenado activo, el detector de cambio de carril y el asistente para señales de tráfico.

De igual forma, la Clase X está conectada mediante el sistema Mercedes me connect, con el que a través de un teléfono inteligente se puede acceder a informacion de utilidad para el conductor, como el nivel de llenado del depósito de combustible o hacer uso de la navegación de puerta a puerta.

Para comnpleta un Clase X al gusto del cliente, la marca ofrece un variado programa de accesorios desarrollados y diseñados por Mercedes-Benz para la personalización, entre ellos la styling bar, la side bar, un hardtop, diversas cubiertas y numerosas soluciones específicas para la carga y para la conducción todoterreno.

Mercedes-Benz, en la presentación de esta nueva Clase, ha explicado cuál es su objetivo comercial, centrado en dirigirse a grupos muy diferentes de clientes: terratenientes y granjeros en Argentina; empresarios y constructores en Australia; familias con afinidad por los productos de gama alta, caso de Brasil; individualistas atentos a las nuevas tendencias en Sudáfrica o Gran Bretaña, y aventureros aficionados al deporte en Nueva Zelanda o Alemania.