Alemania y Países Bajos concentran la mitad de la infraestructura de recarga de la UE