Adquirir un usado de nueve a 11 años eleva el riesgo de daños en un 50%