Las estaciones de servicio creen que los motores térmicos no están acabados