Zamora: románico y Duero a la vuelta de la esquina

Por tren o autovía, a “la bien cercada” se llega mucho antes de lo que dice el refrán: “Zamora no se tomó en una hora”