El Yaris Cross consolida la apuesta flotera de Toyota en el segmento más suculento