Las ventas de coches se hunden un 21% en Reino Unido