El vehículo usado deja de ser tendencia y se afianza como negocio seguro