Única vía para el renting en España: crecer… y volver a crecer