La transición al eléctrico pondrá en jaque 29.000 empleos en la industria