Trajes y malos: el irresistible vestuario clásico de los más malos