Trabajar a distancia reduce en cerca de 1.500 euros anuales el coste del uso del automóvil