Toyota, la única marca japonesa que incrementa su producción mundial