Toyota registró una facturación de 1.636 millones en su año fiscal pasado en España