Suzuki ha estrenado en el Salón de Ginebra la nueva generación del modelo Swift, relevo del que está en el mercado desde el año 2010, cuyo lanzamiento comercial prepara a partir del próximo mes de abril con dos motorizaciones, de 3 y 4 cilindros, y ambas con la posibilidad de hibridación SHVS desarrollada por la marca japonesa, además de poderse configurar con tracción a las cuatro ruedas.

El nuevo Suzuki, un candidato para las empresas alquiladoras, ha sido dotado de un profundo cambio de aspecto y nuevas medidas. Es 1 centímetro más corto que el predecesor, aunque la distancia entre ejes es más amplia, con 2 centímetros más, así como la altura, que es más reducida, con 3 centímetros menos, y la anchura es mayor, en 4 centímetros,

El resultado es un coche que mide 3,84 metros de longitud, 1,74 metros de anchura y 1,48 metros de altura, situándose así entre el nuevo Ignis, con 3,70 metros, y el nuevo Baleno, con 4 metros. El maletero del nuevo Swift cubica 245 litros, 54  más que el actual.

El Swift de nueva generación ha sido desarrollado sobre una nueva plataforma -compartida por el Ignis y el Baleno- más rígida y ligera, que supone una reducción drástica del peso, ya que son 230 kilogramos menos, dejando el peso final del coche en 840 kilogramos, lo que redunda en una mejora del comportamiento dinámico y en una mayor eficiencia en consumo.

El nuevo Swift, que llegará al mercado con más de 5,3 millones vendidas de las generaciones anteriores, ha sido dotado en esta ocasión un diseño más alineado con los gustos europeos en diseño y en comportamiento dinámico. Para ello, los equipos locales de la marca en Europa han realizado una puesta a punto específica.

El Swift de próxima comercialización llegará a los concesionarios inicialmente con dos motores, el nuevo 1.0 BOOSTERJET de tres cilindros y 90 caballos de potencia y el actual 1.2 DUALJET de 111 caballos, ambos dotados con caja de cambios manual, CVT o automática de 6 relaciones por convertidor de par y, además, se puede optar por añadir el sistema híbrido SHVS.

El SHVS es un sistema híbrido que Suzuki considera óptimo para vehículos compactos. Incorpora un ISG (integrated starter generator), que funciona como generador y como motor eléctrico, y una batería de ion-litio de 12 voltios.

En situaciones que requieren un alto consumo de combustible como las de arrancar o acelerar, el SHVS ayuda a reducir el consumo de combustible al proporcionar soporte del motor eléctrico utilizando la electricidad generada a través de la frenada regenerativa. Puesto que el ISG utiliza una correa en vez del convencional motor de arranque, para encender de nuevo el motor tras una parada automática, la ignición será silenciosa y suave.

El motor de gasolina 1.0 BOOSTERJET ofrece potencia y eficiencia en el consumo de combustible. Su sistema de inyección directa de combustible reduce el consumo de carburante al tiempo que el turbo crea tanto par con un solo litro como un motor de 1.8 litros.

Aunque consigue 90 CV, este motor tiene unos buenos niveles NVH (ruido, vibración y roce) gracias al aumento de rigidez general y a la aplicación de contramedidas para minimizar el ruido y la vibración asociadas con un motor de tres cilindros, asegura Suzuki.

El motor de gasolina 1.2 DUALJET ha revitalizado por medio de cilindros compactos que consiguen un ratio de comprensión mayor y se ha equipado con EGR e inyección dual que se combinan con otros elementos para conseguir una media de un 5% de mejora en el consumo de combustible en comparación con el 1.2 DUALJET montado en el Swift actual.

La transmisión manual de 5 velocidades ofrece una relación de cambio óptimo tanto para el motor como para la transmisión, para obtener el mejor consumo de combustible posible. La versión utilizada con el motor 1.0 ofrece una sensación ligeramente más pesada para un cambio de marcha más deportivo. También están disponibles un CVT suave y sin tirones y una transmisión automática de 6velocidades con una mayor relación de cambio en todas las marchas.

Nuevo aspecto

Algunos de los elementos con los que cuenta son un pilar A tintado en negro y luces delanteras y traseras ordenadas de forma vertical.

Para darle un aspecto más musculado, la carrocería del nuevo Swift es más corta, más ancha y más baja al tiempo que una parrilla delantera ancha y agresiva, un generoso y un guardabarros robusto expresan fortaleza.

El aspecto de un centro de gravedad bajo se potencia por los pilares de color negro que crean la apariencia de un techo flotante. Las manillas de las puertas montadas en el pilar le añaden estilo deportivo.

Al mismo tiempo el toque de alta tecnología lo da la iluminación LED utilizada en la combinación de faros delanteros y luces traseras.

En el interior, el panel de instrumentos de grandes dimensiones da una sensación de velocidad mientras que los deportivos y sofisticados toques blancos y cromados que están por toda la cabina se combinan con el tono negro general para crear un espacio interior lleno de contrastes.

El panel de instrumentos se presenta con una pantalla LCD en color o monocroma en el centro, con un marcador de la temperatura del agua dentro de uno de los relojes principales y el marcador de estado del depósito de combustible dentro del otro.

La seguridad

En materia de seguridad el Nuevo Swift monta por primera vez un avanzado sistema de detección de Suzuki que combina una cámara monocular con un sensor láser que ofrecen avanzadas funciones de seguridad como la frenada de emergencia autónoma, la alerta de cambio de carril y el asistente de luces de largo alcance. También utiliza el radar milimétrico en el control de velocidad adaptativo.

Alerta de cambio de carril. A 60 km/h o más rápido, la función de alerta de cambio de carril está diseñada para predecir la dirección del vehículo y emitir avisos al conductor tales como vibración del volante.

Alerta anti-fatiga. A 60 km/h o más rápido, la función de alerta anti-fatiga está diseñada para calcular el patrón de conducción y emitir avisos auditivos y visuales si el vehículo está “zigzagueando” porque el conductor esté mareado, etc.

Asistente de luces de largo alcance. A 40 km/h o más deprisa, el asistente de luces de largo alcance está diseñado para cambiar las luces de largas a cortas automáticamente, dependiendo de la presencia de otros vehículos.

Control de velocidad adaptativo. Cuando circula un vehículo delante, el sistema de control de velocidad adaptativo utiliza un radar milimétrico para medir la distancia y mantiene automáticamente el margen entre los vehículos según la opción que se haya seleccionado dentro de las tres posibles. Cuando no hay ningún vehículo delante, el sistema mantiene la velocidad seleccionada por el conductor (de 40 a 160km/h).

Otras tecnologías de seguridad son el Radar Brake Support, el control de retención en pendientes, la señal luminosa de frenada de emergencia, ESP (Electronic Stability Program), control de presión de neumáticos, TECT carrocería que absorbe los impactos, 6 airbags y carrocería que mitiga los daños a peatones