El nuevo permiso B1 servirá de palanca hacia la movilidad electrificada