S&P estima que el mercado estadounidense del automóvil cederá en un millón de unidades en 2022