Sigan esa agenda del automóvil (pero la asiática)

Las firmas tradicionales pierden peso en los nuevos procesos de fusión