Sernauto estima que la facturación de componentes para automoción crecerá un 7%