El sentido común se alía con la regulación de los patinetes