RSC en renting, o la importancia del qué dirán