Rozando los 20.000 euros, calculan que el precio de transacción de los usados está en su límite