La eléctrica Rivian entra en la fase crucial previa a vender coches y salir a Bolsa