Existe riesgo de desperdiciar 27.000 millones si no se endurece el CO2