El renting particular gana terreno entre los indecisos con la nueva movilidad