El renting de empresas se abre paso entre la crisis de los microchips