El renting emite tres gramos de CO2 menos que el resto del mercado