Renting de Autónomos: Nuevos clientes… ¿Nuevos riesgos?