La rentabilidad de los concesionarios sufre con el peor dato en siete años