Historias de Nueva York: Rafael Guastavino, un valenciano genial

Todo comenzó en 1903, cuando después de una serie de accidentes en la antigua estación de ferrocarriles de Manhattan, las autoridades decidieron construir una nueva terminal que fuera el orgullo de la ciudad