Solo el 3,3% de los puntos de carga europeos están en España