El presidente de Seat apuesta por el diésel y fía a largo plazo la electrificación del automóvil