La posventa perderá un 19% de sus ingresos si la alarma se mantiene dos meses