Porsche se adentra en el mercado de los familiares convirtiendo el Panamera en una ranchera