Peugeot y Citroën vendieron al menos dos millones de coches trucados