Omega 100: Un colega para el sofá de escay