Alquiladoras: Olvidarse de la crisis, ése gran propósito